Tradúceme.

viernes, 12 de diciembre de 2014

Miedo.

Ese momento en que me siento capaz de todo,simplemente porque tú estás a mi lado. Ese momento, es hermano gemelo de aquel en el que me invade el miedo de no ser suficiente para ti. De que lo que ahora buscas en mí puedas buscarlo en otro lugar. En unos brazos que no sean los míos, en unos labios diferentes, en otro cuerpo, en otra alma, en otro corazón. Que mi amor deje de llenar esos huecos vacíos para los que ahora me buscas. Que nunca, por más que te dé, sea capaz de completarlos. Que todos mis esfuerzos para intentar hacerte feliz sean vanos. Miedo a no darme cuenta que hayas podido dejar de quererme. Que no me ames y yo no lo vea. Que mi amor me ciegue tanto que no vea que has dejado de estar a mi lado. Miedo a dejar de ser una necesidad para ti. A que ya no me sueñes, ni me anheles. Miedo a que haya alguien, siendo lo que yo soy ahora.
Quizá no debería soñar con ser tu mujer, sino desear seguir siendo siempre... tu amante.

1 comentario: