Tradúceme.

domingo, 11 de mayo de 2014


Hace días que no me tomo un ratito para escribir.
Son casi la una de la madrugada, diga lo que diga al final de esta página porque nunca aprendí a poner la hora correctamente.
Acabo de dar el "OK" a la tercera galerada de, eso que llamo y que sigo sin acostumbrarme a llamar, mi libro. Ya no hay vuelta atrás. El único camino es hacia adelante.
Ahora, al menos de momento, volveré a tener algo de tiempo para dedicarle a este rincón. Sé que pasáis por aquí, no todas las visitas del contador son las que me hago a mí misma.
Y digo yo... ya que os tomáis la molestia de llegar hasta aquí, de incluso, quién sabe, leer lo que quiera que sea que haya escrito. Me pregunto...¿nunca os dan ganas de decir nada al respecto?
Desde...que bonito...a....vaya rollo. O tal vez...eso no lo entiendo...o...¿qué demonios quieres decir?
Y si es que os dejo indiferentes....tendré que esmerarme más, ¿no?
En fin...debería irme a la cama a intentar dormir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario