Tradúceme.

martes, 16 de septiembre de 2014

Esperando...¿a qué?...quién sabe

Algunas veces algo que pasa, o mejor dicho, algo que no pasa, te abre los ojos.
Es como si alguien arrancase de un tirón la venda que lleva cubriéndolos durante años. Todo lo que te has estado negando a ti misma, lo que te has negado a ver pero que sabías que estaba ahí, aparece ante ti con tal luminosa claridad que hace daño. Pero aunque escueza a la vista, no puedes volver a cerrarlos.
Las certezas de la realidad se van haciendo sitio, y no encuentras excusas para desplazarlas.
Y ahora...¿Qué vas hacer con lo que sabes?
O sigues fingiendo que no te has dado cuenta.
O pones de una vez por todas las cartas sobre la mesa.


Hoy han caído las primeras gotas de lluvia, solo unas pocas. Creo que más que verlas las he olido. El otoño viene pegando fuerte. Aún le quedan unos días al verano pero no creo que se resista, está casi vencido...
En días así uno se pregunta mil cosas, se responde dos mil, mira al cielo esperando ver el sol y no encuentra más que nubes. En días así no se toman decisiones, simplemente, esperas..

No hay comentarios:

Publicar un comentario