Tradúceme.

miércoles, 8 de octubre de 2014

Sin detenerse...

Cuando alguien me pregunta por mi próximo libro aseguro que lo habrá. Miro dentro de mí...y no hay nada. Conozco la sensación de haberme vaciado por completo. De haber dado todo lo que tenía hasta ese momento. Es como si fuese una vasija que se va llenando de ideas y de palabras, y cuando empieza a rebosar, yo, empiezo a escribir. Ahora mismo es vasija esta tan vacía que si alguien tirase algo dentro se podría oír como rebota en el fondo.
 He estado ocupada con la presentación, con tratar de promocionar "Para ti, amor mío", y aunque, citando a mi abuela "el paño fino en el arca se vende", hoy en día hay tanto "paño fino" por ahí que si no se airea el que una tiene para que se vea lo "fino" que es....pues no "se vende". Quizá me he vuelto ambiciosa, quizá he salido corriendo detrás de mi sueño pero este no se detiene y no consigo alcanzarlo. Quizá simplemente otra vez quiero algo que no podrá ser. Por una vez siento que no debería conformarme. Puede que solo sea una escritora mediocre, alguien con mas ganas que talento, que solo brilla cuando la ilumina la luz del flash de la cámara que ella misma lleva a las presentaciones. A lo mejor no tengo luz propia, no destaco, solo soy yo escribiendo unas frases lo suficientemente acertadas. Es posible que siga siendo solo yo, que nada haya cambiado en mí. Que solo sea como el asno que sopló en la flauta. Y aun así, aun viendo a mi sueño huir despavorido de mí para que no lo alcance, aun así, siento que no debería pararme.
Por lo tanto cuando alguien me pregunte por mi próximo libro, volveré a asegurar que lo habrá..

No hay comentarios:

Publicar un comentario