Tradúceme.

miércoles, 25 de febrero de 2015

Acariciar.

Buscaba palabras para describir un momento a luz de las velas.
La yema de mi dedo, acariciando el hueco que se forma al final de tu cuello.
Despacio, con suavidad, sintiendo como late tu corazón justo ahí. Mis dedos recorriendo el hueso de tu clavícula. La piel tersa sobre él, la dureza, la calidez. Mi mano bajando por tu pecho. Un caricia tierna sobre tu pezón. Mi boca buscando la tuya. El silencio.
Y cuando las velas se apagaron... encendimos más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario