Tradúceme.

martes, 8 de abril de 2014

Un momento feliz.

Me gusta escribir y mientras más lo hago, más errores cometo.
Los puntos y las comas siempre se han llevado regular conmigo. Con el punto y coma ni me hablo. Los puntos y aparte me parecen algo trágicos. Y con los puntos suspensivos, bueno, confieso que en cierta época fui adicta a ellos. Aún hoy sigo sintiendo una atracción especial...
Construyo las frases a mi libre albedrío ¿Puedo decir eso para decir que lo hago como me de la gana?
La ortografía y la gramática son dos señoritas estiradas que me miran por encima del hombro.
Escribo sobre instantes y momentos. Los uso como "pegamento" para crear mis historias. Al fin y al cabo qué es la vida sino una sucesión de momentos y de instantes, que pegados, conformando nuestra muy personal historia. Momentos felices, y otros que lo son mucho menos. Hay días en que tenemos un momento feliz, o dos, o tres. A lo mejor hay quien tiene muchísimos todos los días vete tú a saber. Yo he tenido uno hoy, quizás dos si pensamos en el que está sucediendo en este instante. Escribo, y eso, siempre me hace feliz de alguna manera. 
Aunque no sean más que(puntos suspensivos)una sarta de tonterías.
A lo mejor mañana, tengo otro...momento feliz digo.


Y por cierto, y aunque precisamente este no sea un texto de importancia, es la última vez que me "anuncio". Sabéis donde estoy y estáis más que invitados a pasar cuando queráis. No es necesario que os invite cada vez que dejo constancia de algún... momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario