Tradúceme.

sábado, 5 de abril de 2014

Esperanza.

La esperanza.
Esa que es lo último que se pierde y que algunas veces, debería desaparecer.
Esa que nos hace luchar cuando queremos rendirnos.
Esa garrapata con la cabeza hundida directamente en tu corazón. Gorda y lustrosa, alimentándose de sueños y de ilusiones.
Parásito que no te da nada a cambio. Únicamente de vez en cuando se remueve, ahondando, clavándose, asegurándose de que la notas. Haciéndote saber que sigue ahí, que no la has perdido.
Que no te has deshecho de ella.
Que aún la tienes.
Esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario