Tradúceme.

sábado, 16 de agosto de 2014

Agosto.

Mitad del mes de agosto.
¿La oyes?
Es nuestra tormenta amor mío. La naturaleza vive con nosotros nuestro calor, nuestro encuentro, nuestra pasión. Desencadena toda su fuerza tratando de imitar la que tiene este amor. Ruge, porque nos oye gemir. Abre el cielo en dos haciendo que la noche resplandezca, porque lo que sentimos está lleno de luz.
¿La oyes?
Se acerca, se huele en el aire, se siente en la piel.
 La tierra se prepara para recibirla, y yo, para recibirte a ti.
Se humedecerá con las primeras gotas, y yo, con tus primeras caricias.
Se beberá la lluvia sedienta, y yo, me beberé tus besos.
Se entregará a la tormenta para que la empape, para que calme su deseo, y yo, me entregaré a ti avivando el tuyo, haciendo que estalle en los dos.
Es nuestra tormenta, la que se desata cada vez que me miras, cada vez que me tocas...
¿La oyes?
No hay verano sin tormenta.
Y no soy yo...sin ti.

No hay comentarios:

Publicar un comentario