Tradúceme.

martes, 19 de agosto de 2014

El final...

Tomar conciencia de lo que eres, escuece, duele. Bajar de la nube perpetua en la que te escondes. Abandonar el refugio de los sueños y de la imaginación y tomar contacto con el suelo, duro, frío. Tener la certeza de que todo aquello que has deseado, sólo lo has deseado tú. Que los anhelos no son compartidos, que nunca lo han sido. Sabías que pasaría, lo has temido todo este tiempo. Ya no hay vuelta a atrás, has ido quemando tus barcos uno a uno, agotando los días poco a poco. No hay otro remedio que continuar, seguir adelante como puedas, aguantar ¿hasta cuándo? ¿hasta dónde? Quién sabe...
El futuro es tan incierto, lo único seguro es el pasado. Sabes lo que hiciste, pero no lo que puedes ser capaz de hacer. Tomaste las decisiones que te han traído hasta aquí, y ahora...ya solo puedes prolongarlo un poco más, tan solo un poco más.
Dentro de una semana...
Vuelves a trabajar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario