Tradúceme.

miércoles, 30 de marzo de 2016

De mis cenizas...

Renazco de mis cenizas, una vez más. Renazco a la vida por una ilusión. Por la vana esperanza que tus palabras han sembrado en mí. Por una simple sonrisa que volvió a caldear mi sangre, y la hizo recorrer mis venas ya exangües, devolviendo los latidos a mi viejo corazón.
Había muerto hace mucho, muerto al amor, a la vida que conlleva amar. Muerto de amor, por amor. Dejé de creer, de sentir. Dejé que mi piel se cuartease, que se resquebrajase, expuesta al viento frío y helado de la soledad. Que mis ojos se deshidratasen, que se secasen, después de llorar mis últimas lágrimas. Mi voz dejó de existir. Primero fue un ronco rugido de dolor, después tan solo un murmullo de pena.
 Hundí mis manos en la tierra, queriendo que me cubriese. Porque cuando uno muere, merece ser enterrado, merece descansar en paz. Merece ser ¿recordado?, olvidado. Aunque el descanso me fue en parte negado. Porque incluso desde el encierro de mi tumba podía oír como seguían viviendo, amando, los demás. ¿Los envidiaba? No, los compadecía, sufrirán mil muertes como la mía, y querrán, pobres ilusos, volver a vivir. Yo estaba a salvo de ese deseo, hasta que te conocí.
Renazco de mis restos sepultados porque arañaste la tierra que me cubría con tu risa. Renazco a la vida porque tus ojos llenaron de luz a los míos, que estaban apagados. Porque mi piel yerta sintió la calidez de la tuya, y mi voz, fue capaz de pronunciar tu nombre. Porque me hiciste creer, me mostraste una realidad, un sentimiento. Comienzo una vida, una nueva vida al amor. Con el futuro velado por una espesa niebla de incertidumbre, que tal vez, condene esta nueva existencia a la muerte. Pero ahora estoy vivo, y vivo de nuevo por amor.
Tan vivo, que me duele.

1 comentario:

  1. Que bonito, estar vivo por amor. El gran motor de la vida, sin él estamos muerto.
    Besos Fifi.

    ResponderEliminar