Tradúceme.

domingo, 21 de febrero de 2016

Esos...

Esos momentos en los que no hay nada entre tu piel y mi piel. Esos en los que juego distraída con mis dedos sobre tu pecho. Esos en los que sostengo el lóbulo de tu oreja entre mis dientes...y te hago reír. Esos en los hundo que mi nariz en tu cuello, sabiendo que horas más tarde aún reconoceré tu olor en mí. Esos en los que me envuelven cálidos tus brazos, y me siento pequeña, protegida. Esos en los que te miro mientras cierras los ojos, saciado, satisfecho, sosegado, y sé...que te sientes amado por mí. Esos en los que apoyo la cabeza para oír latir tu corazón. Esos en los que sobran todas las palabras, porque ya han hablado nuestros cuerpos, porque ha tomado las riendas nuestro amor. Esos en los que deseo manda, y tú y yo, solo obedecemos.  Esos, los que prolongaría eternamente. Esos, que inevitablemente preceden a tu marcha, y en los que mi piel intenta retener a tu piel...

No hay comentarios:

Publicar un comentario